Series

FARGO: ¿Supera la copia al original?

Es muy raro ponerse a ver una serie basada en una película. Y màs cuando la peli, en este caso “Fargo“, es tan buena. Te sientas delante del ordenador y piensas que lo más normal es que te defraude. Pero en este caso, sucede lo contrario. La serie conquista. Y se ha convertido en una franquicia tan reconocida, o más, como la versión original. Desde 2014 se han emitido tres temporadas con muy buenos datos de audiencia y ya está confirmada la cuarta.

THORNTON

La fórmula parece sencilla, pero no lo es. Absorben la gélida atomósfera del “Fargo” de los Cohen y meten personajes que habitan entre la ternura y el frikismo. Todo aderezado en cada temporada con uno o dos actores ya reconocidos:
-En la primera Martin Freeman, de “El señor de los anillos” y Billy Bob Thorton . Los dos se salen pero el ex marido de Angelina Jolie interpreta para mi el mejor personaje de toda su carrera. Lorne Malvo da auténtico miedo sin mover siquiera un músculo.
-En la segunda temporada es Kirsten Dunst la que borda su papel de excéntrica peluquera. Mezcla inocencia y maldad de una manera sublime.
-En la tercera encontramos a Carrie Coon, la diva de “The Leftovers”, y Ewan Mcgregor en su doble papel de los gemelos Stussy.

ewan

Los guionistas no se casan con nadie y como espectador lo aceptas como si fuesen gurús. Son capaces de meter un ovni sin venir a cuento o hacer que uno de los personajes engulla comida para verle a continuación vomitar al estilo romano. Y no pasa nada. Entras en la secta y estás atrapado. Todo ok. Como ese restaurante que te gusta y aunque un día sirvan un plato en mal estado, vuelves al mes siguiente. Así que si os gustó la peli, ya estáis tardando en ver la serie.

“HILL HOUSE”: ¿Mansión de los horrores?

La maldición de Hill House” es la ficción de la que todo el mundo habla en los últimos meses. ¿Pero es una serie de sustos? ¿De miedo? Yo creo que se trata de una historia de traumas. Está claro que los amantes del terror, sobre todo del psicológico, encontrarán aquí su ración de sobresaltos. Pero, más que nada, es un relato bien construido y tratado con gusto.

screenshot_20181123-132151-0136004440.jpeg

No voy a desvelar nada sobre el desenlace pero sí sobre la manera en la que te van preparando para él. Tiene un gran guión: no sólo por los diálogos sino también por cómo fluye todo. Es una narración que viaja por dos épocas a través de unas transiciones brillantes: el grifo que se cierra, un sonido de fondo o la apertura de una puerta. Eso, intuyo, obligó en rodaje a un trabajo de storyboard medido al milímetro. Y es que en estos casos cualquier cambio trastoca todo en montaje.

Para mi gusto el punto débil es la dirección de fotografía. Caras sobreiluminadas que parecen de telenovela más que de una producción con medios como es ésta de “Netflix“. Recuerda a “Mujeres Desesperadas“, lo que pensándolo no sé si es bueno o malo.
Los actores, lo bordan. La mayoría desconocidos, lo que favorece que te creas sus papeles. Los más reconocibles son un madurito Elliot, el niño de “ET“, o Michiel Huisman el segundo Daarios Naharis, en “Juego de tronos“.

pixlr_20181123133331023724745136.jpg

Así que se trata de una serie redonda que, con razón, ha cautivado a todo tipo de públicos. ¿Habrá segunda temporada? No sabemos porque la historia está cerrada, según su creador. Se especula, por eso, con una antología al estilo de “American Horror Story“, así que estaremos atentos.

WESTWORLD: ¿UN LAS VEGAS FUTURISTA?

La premisa de Westworld me parece brillante. Es crear un parque futurista gigante donde la gente pueda experimentar con sus más bajas pasiones: sexo, violencia o alcohol. Algo parecido a lo que hacen los americanos cuando van a Las Vegas: cometer excesos.

screenshot_20180628-135059-01191457924.jpeg

Secuencia de Westworld

Pero Westworld va más allá de una premisa brillante, porque su desarrollo es potentísimo también. Añade a la acción propia del viejo oeste, reflexiones filosóficas. Aunque pueda resultar tediosa por momentos, acaban enganchando. Sobre todo porque quieres ver qué sucede en la mente de esos humanoides que se sublevan contra sus creadores.

Lo bueno es que además ha sabido mezclar dos generos que no suelen funcionar juntos: el western y la ciencia ficción. Por ejemplo “Regreso al futuro 3” lo hizo y fue la película más floja de la saga. Pero aquí todo encaja: por un lado escenas de western inspiradas en las mejores secuencias de Sergio Leone. Y por otro, una especie de “Black Mirror” apocalípitico en el que los millonarios se divierten violando y asesinando.

El casting

Los actores funcionan: a excepción de Dennis Hopper, que da bastante pereza, los demás están muy bien escogidos. Sin duda el trabajo que más atrapa es el de Thandie Newton que interpreta a Maeve: una cara que hemos visto muchas veces pero difícil de ubicar ya que casi siempre ha ejercido roles secundarios: “Crash”, “Mision Imposible 2”, “Entrevista con el vampiro” o “En busca de la felicidad”.
Jimmi Simpson, al que vimos en “USS Callister”, de la quinta de “Black Mirror”, también está correcto y Antonhy Hopkins lo borda en su ya habitual papel de señor indescifrable.

pixlr_201806291427218311054721846.jpg

Thandie Newton, Jimmi Simpson y Anthony Hopkins

Las historias de amor tienen mucho peso. La de Teddy y Dolores. La de Maeve hacia su hija. La de Ford hacia su creacion, el parque. Además “Westworld” juega muy bien con los cliffhanger al estilo de “Perdidos” o “Juego de Tronos”. Siempre deja los finales de capítulo en alto para que tengas ganas de ver más.

La música y el futuro de la serie

La banda sonora es espectacular. La podríamos calificar de grunge/melódica y se escuchan versiones de “Nirvana”, “Soundgarden” o “White stripes” que ponen los pelos de punta.
Al final y al cabo, se trata de una serie rara, que a veces se hace bola. Pero acabas volviendo porque quieres descubrir qué pasa en ese parque. Así que veremos cómo evoluciona en futuras temporadas porque tiene pinta de que va para largo. ¡Le daremos un voto de confianza!

FESTVAL: TERMÓMETRO DE LA TELE PATRIA

ALBAÑIL RECORTADA

Antonio Hernández, presentador de “Constructor a la fuga”

El festival de tele de Vitoria lleva sólo siete ediciones pero ya se ha convertido en el termómetro de la televisión en España. Este año se han presentado allí numerosas propuestas interesantes. Por ejemplo “Constructor a la fuga”, programa de “la Sexta” en el que van a perseguir a los promotores que dejaron pufos en nuestro país durante los años de burbuja inmobiliaria . Pero no sólo eso, además arreglarán las chapuzas que éstos dejaron. Mejorarán casas con goteras o aquellas que fueron construidas con materiales de mala calidad y se están cayendo a pedazos. El presentador es Antonio Hernández, albañil con más de 20 años de experiencia, que es un auténtico crack. Un docureality que puede funcionar porque cuadra con  la linea editorial de denuncia que llevan en “La sexta“. Llama la atención sobre todo la empatía y la frescura del presentador, en contraposición con un Chicote al que estos días se ha visto cansado por el festival. Es de esos personajes televisivos a los que han quemado en Atresmedia por avaricia, haciendo que enlace proyecto tras proyecto: de “Pesadilla a la Cocina”, a “Top Chef”, pasando por “El precio de los alimentos”. Eso ha hecho que pierda frescura y eso no sólo se note en pantalla si no también en entrevistas, donde responde con el piloto automático.

RUBEN CORTADA

Ruben Cortada

El “Festval” también demuestra que las ficciones nacionales no están en mala forma. Se han presentado “Carlos rey Emperador”, “Apaches”, “Mar de Plástico” u “Olmos y Robles”. “Apaches” por ejemplo ha dejado un sabor agridulce. Tiene su sello propio y buenas actuaciones, sobre todo la de Eloy Azorín. Pero es una apuesta arriesgada para televisión ya que juega con flashback y tiene una factura diferente a lo que se suele ver en series españolas. Gustó, pero no sé si triunfará entre un público de masas por su lento ritmo. En cambio, “Olmos y Robles“, que me pareció simplona, recibió grandes aplausos en la premiere. Posiblemente gracias a la presencia de Ruben Cortada, conocido por interpretar a Faruq en “El principe“. Un actor malísimo, con penosa dicción, al que aquí utilizan casi como hombre-objeto. De hecho han limitado sus frases de guion al máximo lo que hace que Pepe Viyuela, en estado de gracia, se lo coma con patatas.

Llamó mucho la atención cómo en la alfombra roja del festival, Mario Vaquerizo fuese uno de los más ovacionados. Mucho más que grandes actores o incluso que su mujer,  Alaska. Supongo que a estas alturas a ella le resbala este hecho pero es el reflejo de la cultura de nuestro país. Y es que Alaska lleva más de 30 años de profesión y Mario es conocido sólo por ser “el marido de…”. Independientemente de eso, su programa ha llegado ya a la cuarta temporada. Un producto muy bien elaborado, que cumple su función de entretenimiento. Sobre todo porque busca el histrionismo de los personajes.

ALFOMBRA NARANJA

Mario Vaquerizo en la alfombra naranja del “Festval”

Por último destacar un formato del canal temático A&E, que ha apostado por una produccion propia. Se trata de “Be bike”, según sus creadores el único programa del mundo dedicado exlcusivamente al mundo de las bicis. La verdad es que el plantemiento es atractivo. Cuatro apasionados que trabajan en una tienda de Barcelona donde arreglan y customizan todo tipo de bicicletas. Por ahora han grabado seis capitulos y en cada uno de ellos se muestra el proceso de arreglo de esas bicis y la alegria de los clientes cuando ven el trabajo finalizado.

Así que un año más, ha sido un placer descubrir novedades en el festival de Vitoria. ¡Volveremos el año que viene!

¿SE DESINFLA “TRUE DETECTIVE”?

Se ha escrito muchísimo sobre la primera temporada de “True Detective” y muy poco sobre la segunda. De hecho es difícil encontrar gente con la que debatir sobre esta segunda entrega. Todavía no sé si se trata de otra obra maestra o es una temporada más. Estoy todavía en el cuarto capítulo y esperaré a que acabe para hacer valoración global. Por un lado me gusta el hecho de que sean cuatro los protagonistas principales. Evidentemente se echa de menos al Rust Cohle interpretado por Mathew McConaughey. Era un personaje hipnótico. Uno de los principales artífices del éxito de la primera parte. Y Woody Harrelson también rayaba a un gran nivel. Por eso, para compensar el listón tan alto que dejaron, han optado por un cuarteto. Rachel McAdams, acompañada por Collin Farrel, Vince Vaugh y un desconocido Taylor Kitsch. La actriz está muy bien en su papel de detective atormentada . Salvando las distancias, ha llevado caminos paralelos en su carrera a los de McConaughey: ha pasado de comedias pastelonas a papeles con aristas. De hecho aquí todos los personajes están otra vez mortificados. Y ese es uno de los grandes alicientes de la serie.

TRUE DETECTIVE 2

El escenario no es tan hipnótico como en la primera, pero la ciudad de Vinci sirve muy bien como alegoría de los defectos de la sociedad moderna: avaricia, corrupción, falta de valores o egoismo. Habla además de temas universales como la amistad, el matrimonio o la homosexualidad. En “True detective” 2 cabe todo. Quizá demasiado. Es recargada. Muy barroca. Ya no hay tanta capacidad de sorpresa y por eso no es tan redonda. La presión de intentar igualar a la primera hace que cojee. Pero aún con todo, una vez que acabe, confío en que dejará un buen sabor de boca.