THE WIRE: LA SERIE

En esto de los series hay opiniones para todos los gustos. Para algunos la mejor de todos los tiempos es Los Soprano, otros apuestan por Juego de Tronos. Breaking Bad también entra en la mayoría de quinielas. Pero para mi el mejor producto de ficción televisiva de todos los tiempos es The Wire. Entiendo que puede haber gente a la que se le haga bola pero a mi me atrapó desde el principio . Con “Los Pilares de la tierra” sucede que si llegas a la página 100, estás atrapado. Aquí si ves hasta el capítulo 4, ocurre lo mismo.

El argumento se resume en que un grupo de policías realizan escuchas a narcotraficantes de Baltimore. Pero va mucho más allá. Es como la vida. Resulta imposible no identificarse con alguno de los personajes: con sus alegrías y sus penas. Desde la familia perfecta, el padre divorciado, la lesbiana, el que pone los cuernos, el jefe maquiavélico, el trepa, etc. Todos los arquetipos están representados.

En las cinco temporadas aparecen más de 80 personajes. Todos bien dibujados. Ninguno sobra y todos dejan huella. Es la principal virtud de esta serie más parecida a un documental que a la ficción. Sobre todo por la forma tan naturalista en que está filmada. Se nota que el creador de la serie, David Simon, ejerció como periodista en Baltimore y conoce de primera mano la realidad de la ciudad. Durante 60 episodios radiografía los diferentes sectores de la ciudad: la codicia que marca la forma de actuar de policías, políticos, sindicalistas o periodistas.

Es redonda. Sólo la temporada dedicada a los estibadores baja un poco el nivel. Pero las otras cuatro son tan buenas que no queda empañado el producto final. Me sorprende que no suele gustar a un público mayoritario. Pero aquel que se engancha se convierte a la religión “wireiana”. Recuerdo que cuando la vi quería llegar a casa para meterme en vena dos o tres capítulos. Y cuando la acabé, tuve sensación de vacío absoluto.

screenshot_20190201-132330-011351813284.jpegEn cuanto a los actores ha sucedido como con otras series tipo “Perdidos” en las que las carreras de los protagonistas no despegaron. Aquí sí. Idris Elba, por ejemplo, se ha acabado convirtiendo en una superestrella. Otros han trabajando en proyectos de éxito como “The walking dead” “Boardwalk empire”, “The Deuce”, “The night of”, o “The affair”.
En definitiva, si no la has visto, dale una oportunidad y paga por la suscripción de HBO, que será una inversión amortizada rápidamente.

ANTONIO DE LA TORRE, EL REY

de la torre 3

Antonio de la Torre ha triunfado tanto en los premios Feroz como en los Forqué con su papel protagonisa en “El reino“. Y es de agradecer que en el discurso de éstos últimos se acordara de la importancia del periodismo batallador, que no se rinde a la hora de denunciar la corrupción.
No es habitual que un actor tenga también formación periodística. Es su caso y él mejor que muchos, sabe la importancia que juegan los medios de comunicación a la hora de destapar la clase de escándalos que se cuentan en la película.

Desde el caso Watergate hasta los papeles de Panamá… ¿qué sería de una sociedad sin periodismo? Viviríamos en la más profunda ignorancia y, aunque seguiríamos quejándonos, no conoceríamos ni una cuarta parte de los asuntos turbios que nos rodean. Y es que esto es solo la punta del iceberg.

Gracias a la valentía, y quizás a algunas trampas, hemos podido conocer un poquito de lo que pasa y, aunque se nos siga quedando cara de tontos, somos un poco más conscientes. Ha habido tantos enredos de por medio, tanto personaje corrupto, tanto dinero escondido, que da hasta vergüenza ajena.
“El Reino”, aunque no pone nombre a partidos políticos y ha sido tachada de “cobarde”, es una perfecta disección del paisaje de la corrupción en España. Y por eso, como periodistas, podemos sentirnos orgullosos.

Muchas gracias, Antonio, por este papel y por tus palabras.

MALEK: FREDDIE MERCURY REENCARNADO

No hay discusión. Freddie Mercury se ha reencarnado en Rami Malek. El trabajo que ha realizado el actor de origen egipcio es impresionante. Tanto de caracterización, gestos como voz. Cuando en “Bohemian Rhapsody” ves a Malek, crees que estás delante del auténtico Mercury.

Se lo han reconocido en los globos de oro concediéndole el premio al mejor actor de drama. Y lo más normal es que se lleve también un Oscar. A pesar de que él no fue la primera opción. Primero se subió al carro Sacha Baron Cohen, conocido sobre todo por encarnar a Borat. Pero no se puso de acuerdo con Brian May en cuanto al enfoque que querían darle al personaje. La intención de Sacha era hacer hincapié en los aspectos más controvertidos de la vida del cantante: su sexualidad y las drogas. No hubo fumata blanca y los productores tuvieron que buscar a marchas forzadas otro intérprete. Se les ocurrió que podría encajar ese actor delgadito, de ojos saltones y expresivos que estaba protagonizando “Mr Robot”.

screenshot_20190108-115749-012096783850.jpeg

Una serie distópica donde Malek sale en casi todos los planos y clava su papel de hacker. Acertaron de lleno. De hecho cuadra mucho mejor, ya que la película muestra prácticamente sólo luces y deja de lado las sombras. Ha habido gente que ha criticado ese “buenismo” pero en mi opinión ha sido un auténtico acierto. Esta versión blanqueada ha permitido resurgir el fenómeno fan de Queen sobre todo entre los jóvenes. Padres que escuchaban al grupo británico en los 80 han llevado en masa a sus hijos al cine. Y han generado una legión de nuevos seguidores que ven videoclips míticos de la banda en youtube o cuelgan stories de instagram con el “We will rock you” de fondo.

Está claro que es una versión edulcorada de la historia pero querían llegar a todos los públicos y lo han conseguido. Drogas casi ni se ven: una pastilla que toma Mercury y alguna raya de cocaína. Lo mismo ocurre con la sexualidad del cantante o la enfermedad del SIDA. Se pasa de puntillas y casi todo se centra en lo musical. Se ve cómo compusieron algunas de las mejores canciones de la historia y el colofón final es el “Live aid” de Wembley. 20 minutos que te hacen salir de la sala con buen rollo y una sonrisa en la boca.

¡Larga vida a Freddy Mercury y a Queen!

FARGO: ¿Supera la copia al original?

Es muy raro ponerse a ver una serie basada en una película. Y màs cuando la peli, en este caso “Fargo“, es tan buena. Te sientas delante del ordenador y piensas que lo más normal es que te defraude. Pero en este caso, sucede lo contrario. La serie conquista. Y se ha convertido en una franquicia tan reconocida, o más, como la versión original. Desde 2014 se han emitido tres temporadas con muy buenos datos de audiencia y ya está confirmada la cuarta.

THORNTON

La fórmula parece sencilla, pero no lo es. Absorben la gélida atomósfera del “Fargo” de los Cohen y meten personajes que habitan entre la ternura y el frikismo. Todo aderezado en cada temporada con uno o dos actores ya reconocidos:
-En la primera Martin Freeman, de “El señor de los anillos” y Billy Bob Thorton . Los dos se salen pero el ex marido de Angelina Jolie interpreta para mi el mejor personaje de toda su carrera. Lorne Malvo da auténtico miedo sin mover siquiera un músculo.
-En la segunda temporada es Kirsten Dunst la que borda su papel de excéntrica peluquera. Mezcla inocencia y maldad de una manera sublime.
-En la tercera encontramos a Carrie Coon, la diva de “The Leftovers”, y Ewan Mcgregor en su doble papel de los gemelos Stussy.

ewan

Los guionistas no se casan con nadie y como espectador lo aceptas como si fuesen gurús. Son capaces de meter un ovni sin venir a cuento o hacer que uno de los personajes engulla comida para verle a continuación vomitar al estilo romano. Y no pasa nada. Entras en la secta y estás atrapado. Todo ok. Como ese restaurante que te gusta y aunque un día sirvan un plato en mal estado, vuelves al mes siguiente. Así que si os gustó la peli, ya estáis tardando en ver la serie.

“HILL HOUSE”: ¿Mansión de los horrores?

La maldición de Hill House” es la ficción de la que todo el mundo habla en los últimos meses. ¿Pero es una serie de sustos? ¿De miedo? Yo creo que se trata de una historia de traumas. Está claro que los amantes del terror, sobre todo del psicológico, encontrarán aquí su ración de sobresaltos. Pero, más que nada, es un relato bien construido y tratado con gusto.

screenshot_20181123-132151-0136004440.jpeg

No voy a desvelar nada sobre el desenlace pero sí sobre la manera en la que te van preparando para él. Tiene un gran guión: no sólo por los diálogos sino también por cómo fluye todo. Es una narración que viaja por dos épocas a través de unas transiciones brillantes: el grifo que se cierra, un sonido de fondo o la apertura de una puerta. Eso, intuyo, obligó en rodaje a un trabajo de storyboard medido al milímetro. Y es que en estos casos cualquier cambio trastoca todo en montaje.

Para mi gusto el punto débil es la dirección de fotografía. Caras sobreiluminadas que parecen de telenovela más que de una producción con medios como es ésta de “Netflix“. Recuerda a “Mujeres Desesperadas“, lo que pensándolo no sé si es bueno o malo.
Los actores, lo bordan. La mayoría desconocidos, lo que favorece que te creas sus papeles. Los más reconocibles son un madurito Elliot, el niño de “ET“, o Michiel Huisman el segundo Daarios Naharis, en “Juego de tronos“.

pixlr_20181123133331023724745136.jpg

Así que se trata de una serie redonda que, con razón, ha cautivado a todo tipo de públicos. ¿Habrá segunda temporada? No sabemos porque la historia está cerrada, según su creador. Se especula, por eso, con una antología al estilo de “American Horror Story“, así que estaremos atentos.