Fargo

FARGO: ¿Supera la copia al original?

Es muy raro ponerse a ver una serie basada en una película. Y màs cuando la peli, en este caso “Fargo“, es tan buena. Te sientas delante del ordenador y piensas que lo más normal es que te defraude. Pero en este caso, sucede lo contrario. La serie conquista. Y se ha convertido en una franquicia tan reconocida, o más, como la versión original. Desde 2014 se han emitido tres temporadas con muy buenos datos de audiencia y ya está confirmada la cuarta.

THORNTON

La fórmula parece sencilla, pero no lo es. Absorben la gélida atomósfera del “Fargo” de los Cohen y meten personajes que habitan entre la ternura y el frikismo. Todo aderezado en cada temporada con uno o dos actores ya reconocidos:
-En la primera Martin Freeman, de “El señor de los anillos” y Billy Bob Thorton . Los dos se salen pero el ex marido de Angelina Jolie interpreta para mi el mejor personaje de toda su carrera. Lorne Malvo da auténtico miedo sin mover siquiera un músculo.
-En la segunda temporada es Kirsten Dunst la que borda su papel de excéntrica peluquera. Mezcla inocencia y maldad de una manera sublime.
-En la tercera encontramos a Carrie Coon, la diva de “The Leftovers”, y Ewan Mcgregor en su doble papel de los gemelos Stussy.

ewan

Los guionistas no se casan con nadie y como espectador lo aceptas como si fuesen gurús. Son capaces de meter un ovni sin venir a cuento o hacer que uno de los personajes engulla comida para verle a continuación vomitar al estilo romano. Y no pasa nada. Entras en la secta y estás atrapado. Todo ok. Como ese restaurante que te gusta y aunque un día sirvan un plato en mal estado, vuelves al mes siguiente. Así que si os gustó la peli, ya estáis tardando en ver la serie.

“A PROPÓSITO DE LLEWYN DAVIS”: ¿LA MEJOR PELÍCULA DE LOS COHEN?

A PROPOSITO RECORTADA

Están vendiendo “A propósito de Llewyn Davis” como la mejor película de los hermanos Cohen.  Y  yo discrepo. Creo que “Fargo” o “Muerte entre las flores” son mucho más redondas. Pero no hay que negar que ésta tiene algo. Sobre todo el magnetismo de su protagonista. No sé si Óscar Isaac, el actor que lo interpreta, es tan triste es su vida real como el papel que desarrolla, pero esa mirada de cordero degollado hace que te creas el personaje. Ese al que todo le sale mal y que lucha por el sueño de vivir de la música. Además, la banda sonora también ayuda a crear una atmósfera gris que te atrapa.
Los actores son los que cantan. El propio Isaac, que lideraba  una banda en Miami, borda las interpretaciones.  Adam Driver, conocido por participar en la serie americana “Girls”, también hace sus pinitos . Y, por supuesto, Justin Timberlake. Un Justin que no solo canta sino que  en su cortito papel te hace olvidar que este tío era uno de los integrantes de la casposilla boy band de finales de los 90, “Nsync”.

TRIO CANTANTE
Uno  de los aspectos negativos de “A propósito de Llewyn Davis” es no haber sacado suficiente partido a los actores de reparto y a las tramas secundarias. Se centran mucho en la vida de este perdedor que es Davis, pero no terminan de cerrar la historia de amor que se muestra. Tampoco hay  demasiadas secuencias de unos secundarios que te hacen reir en los escasos momentos que aparecen.  A los Cohen,  les ha sucedido lo contrario que a la mayoría  de los directores de hoy en día: se les ha ido la mano con la tijera en la sala de edición y han dejado la peli demasido corta.
De todas formas recomiendo ir al cine a verla, pasar buen un rato escuchando la música e identificarse con el personaje del guatemalteco Oscar Isaac. Porque en el fondo creo que todos tenemos algo de perdedores, como  Llewyn Davis.