Hiba Abouk

VUELVE «EL PRINCIPE». VUELVE EL SEXO

EL PRINCIPE PARA BLOG

Hiba Abouk desnuda en la ducha

En Telecinco ya anuncian la vuelta de El Principe. En la primera temporada se enganchó mucha gente  y los datos de audiencia acompañaron. No sé si es  porque Hiba Abouk mostraba todo, pero dieron en el clavo porque supieron llegar al público de una manera muy inteligente. Por un lado retenían a los espectadores tradicionales de Telecinco, mujeres mayores de 45 años. Para ellas iba dirigida la historia de amor entre Morey y Fátima. Y a ellas también se dirigían los giros «telenovelescos» que tenía esta ficción.
Pero donde ha marcado la diferencia  «El Príncipe»  es a la hora de captar al  público masculino. Para ellos eran las secuencias de acción, las tramas de los «polis» y, sobre todo, las escenas de sexo más explícito entre Hiba Abouk y Alex González

SEXO EN EL PRÍNCIPE

Escena de sexo entre Alex Gnzález y Hiba Abouk

Es curioso que el minuto de oro de uno de los capítulos fuese el momento en el que dos amigas de Fátima hacen topless en la azotea de un edificio.  Casi 6 millones de espectadores y un 28,2% de cuota de pantalla. Si Julio Medem dio de que hablar con su «Lucía y el sexo», esta serie no lo hizo menos.

Aunque está claro que «El Príncipe»  tiene otras virtudes, porque otras muchas producciones han intentando aprovecharse del sexo para ganar espectadores y no lo han conseguido. Sin ir más lejos «El corazón del Océano» (en la foto), que se ha despedido de Antena 3 sin pena ni gloria.

EL CORAZON DEL OCEANO

Escena de sexo de Ingrid Rubio y Hugo Silva

 

Próximamente El Príncipe, en Telecinco

Larga vida al festival de Vitoria

Festivales sobre cine hay muchos a lo largo del año. Pero de televisión sólo uno, el de Vitoria. Parece que nos dé vergüienza hablar sobre la tele. Sobre todo bien. Ya lo comentó Susanna Griso en la gala de clausura. De hecho casi todo el mundo habla mal y dice que no la ve. Pero luego los datos de los audímetros muestran lo contrario. Está claro que en televisión se cometen algunos pecados. Soy el primero en criticar programas del estilo «Sálvame«. Pero hay muchas otras producciones que tienen tanto mérito como cualquier peli buena. Ejemplos ha habido entre los premiados en esta edición del FESTVAL. «La Operación Palace» de Jordi Évole puede ser censurada desde un punto de vista ético, pero evidentemente es un producto audiovisual de primer orden. «Cuentame» ha reunido a toda la familia delante del televisor durante 13 temporadas, que se dice pronto. Con «El Príncipe» esta primavera ha ocurrido tres cuartos de lo mismo. Y «Alaska y Coronas» es un ejercicio de realización muy innovador.

Hiba Abouk

Hiba Abouk en la alfombra naranja del FESTVAL

Así que este festival convierte durante una semana a Vitoria en el epicentro de la televisión. Reúne a famosos, pero también tiene jornadas donde debaten los profesionales que trabajan pariendo ideas. En mi opinión esas jornadas son todavía más interesantes que los estrenos de los programas o que la glamurosa alfombra naranja. Ahí es donde se piensa y planifica el tipo de televisión que veremos en los próximos años.

Festival de Vitoria de televisión

Mesa redonda sobre «Segundas pantallas en televisión»

En la mesa redonda organizada por Vertele se debatió sobre segundas pantallas y cómo las cadenas están intentando encajar el tsunami en que se han convertido las redes sociales y los dispositivos móviles.  Quedó patente que Digital plus con Yomvi es la cadena que tiene más clara esta materia. Y es que han hecho una apuesta nítida porque el espectador pueda ver las series y las pelis cuando y donde quieran. Telecinco lo intenta, pero no le termina de funcionar. Porque poner a Tania Llasera en «La voz » a leer tuits delante de un plasma no es apostar por las redes sociales. Y los demás capean el temporal como pueden.

En el debate sobre las series de ficción, los directores hablaron del buen hacer de la ficción nacional. Es curioso la mala fama que tiene el cine español y lo bien valoradas que están nuestras series. Además tienen audiencias millonarias, cosa que en el cine casi nunca ocurre. Los directores mostraron, sin embargo, su interés en que les dejen filmar capítulos más cortos, como ocurre en la ficción internacional. Querrían hacer emisiones de 50 minutos tipo «Breaking Bad» o «Perdidos«, pero aqui las cadenas mandan y se tienen que adaptar a lo que les piden: llenar todo el prime time.

La conclusión es que la televisión  goza de buena salud y el FESTVAL tambén, así que el año que viene repetiremos experiencia.