Televisión española

EL MISTERIO DEL «MINISTERIO»

ElMinisterioDelTiempo

¿Dónde está el truco para que una serie histórica como «El ministerio del tiempo» haya seducido a crítica y público? Una combinación de muchos factores, pero, en mi opinión, la clave está en los guiones. De hecho sólo a unos guionistas brillantes se les ocurriría introducir en el último capítulo de la temporada a Jordi Hurtado como funcionario del tiempo. Porque el resto de elementos son parecidos a los que se utilizan en otras series del estilo. Los actores, los escenarios, los efectos especiales, no difieren de las demás ficciones españolas. Pero los guiones marcan la diferencia. Meten con maestría ese humor español de reírnos de todo y de todos. Algunas secuencias son irreverentes. Otras están cargadas de emotividad. Y los capítulos no se hacen largos. Al contrario. Si a eso sumas que trabajan muy bien las redes sociales. Que aportan valor a través de la enseñanza de la historia. Pues han dado en el clavo. Porque es admirable que en un país donde triunfan los «grandes hermanos» y «tronistas», hayan conseguido que Lope de Vega sea trending topic durante dos días o que se disparen las búsquedas en internet sobre historia de España. De hecho en los colegios deberían proyectar la serie. Seguro que asimilaban más que con las «chapas» de muchos profesores. ¿No es mejor aprender visualmente sobre el «Lazarillo de Tormes» o «El quijote«, que con unos tochos escritos en castellano antiguo, indescifrables para la mayoría de niños?

Actores españoles de la serie "El ministerio del tiempo"

Rodolfo Sancho y Cayetana Guillén Cuervo

Televisión Española, esta vez, ha dado en el clavo. Está atrayendo gente joven a la 1 y recuperando a otros, como es mi caso, que habíamos desconectado de la cadena hace mucho. «El ministerio del tiempo» es un ejemplo de transmedia. Los contenidos viralizan en la red y generan casos curiosos como fans que diseñan juegos de rol con los personajes. Los «ministericos«, se han convertido en prescriptores entre familiares y amigos, y en realidad son los que  han conseguido la renovación de la serie. Algo por la que poca gente hubiese apostado a priori.
Lo malo es que la competencia aprieta: «La voz» ha hecho pupa y la audiencia ha caído varios puntos, pero por el bien de la cultura, esperemos que en la segunda tanda, remonte el vuelo y se mantenga en antena durante muchos años.

¿¿ENTRE TODOS??

TOÑI. ENTRE TODOS«Que hablen de ti, aunque sea mal». Un lema que se podría aplicar  a «Entre todos» de Toñi Moreno, porque sigue creciendo en audiencia a pesar de las críticas. Ya está en dos cifras, ayer concretamente un 10,7% de share, y sigue levantando una tarde como la de Televisión Española que estaba muerta. No deja indiferente a nadie. Provoca filias y fobias a partes iguales. Por un lado están los que lo ven como un programa solidario que ayuda a personas a resolver sus problemas. Por otro, aquellos que creen que el programa busca el morbo fácil basado en desgracias y enfermedades.

Yo, sinceramente no sé que pensar. Lo que tengo muy claro es que Toñi es una buenísima profesional. Tiene cientos de  horas de televisión a sus espaldas: «Libertad vigilada», «Cada día», «1 Equipo»,  «75 minutos», etc. Maneja el plató como nadie. Se emociona con las historias. Y no es casualidad que este mismo formato, hecho a su medida, triunfase en Canal Sur y esté funcionando ahora también en Televisión Española.

TOÑI DEF

Trabajadores sociales se están negando a participar en el programa, pero mientras la audiencia siga respondiendo… larga vida para «Entre todos»… y no descartemos que acabe fagocitando a «España directo» y Televisión Española lo convierta en un  gran contenedor de tarde.

¿Y DESPUÉS DE MASTERCHEF, QUÉ?

Master ChefMuchos nos hemos quedado huérfanos la noche de los martes después del final de «Masterchef«. En este blog ya hablábamos del «milagro» de este programa. Pero su éxito ha dejado varios legados. Por un lado Telecinco se está planteando adaptar un formato similar, que ya se emite en otros países: es «The taste», mezcla entre «La Voz» y «Masterchef«.  «La sexta» también  ha aprovechado el tirón para preparar su propio talent-show de cocina. Estarán Chicote y David de Jorge, más conocido como Robin Food, que con sus cerca de 200 kilos de peso estoy seguro se convertirá en la revelación del concurso.

ROBIN FOOD ANCHO
JORDI CRUZ 2

Y para revelación la de Jordi Cruz. Ese que ha enamorado al 80% de las «maduritas» de este país con su voz profunda y su pose de galán. En las últimas semanas no ha habido conversación de café de los miercoles en los que no oyeses a un grupito de mujeres hablando de este cocinero desconocido hasta hace nada.

Por último me gustaría comentar el antilegado que ha dejado Masterchef: su presentadora, Eva González. Sin duda lo más flojo del programa. Nunca he entendido esa manía de muchos profesionales andaluces en intentar quitarse el acento. ¿De verdad no se dan cuenta de que queda forzado y antinatural? Además de que Masterchef es un programa que perfectamente se podía haber hecho sin presentador. Habrá que esperar si ella repite la temporada que viene, lo que es seguro es que habrá un «Masterchef 2»

CALLEJEROS VIAJEROS: ¿LA PUNTILLA A UN FORMATO?

Callejeros-ViajerosSi los programas de viajes ya estaban bastante quemados, últimamente  Mediaset, con su política de programación, ha terminado de darles la puntilla. Y es que no hay momento en el que hagas zapping y no  encuentres “Callejeros Viajeros” en cualquiera de los canales del grupo: en cuatro, la siete, la nueve, etc.

miquel-calzada-mkimoto

Una pena, porque este formato, en sus diferentes variantes, ha sido uno de los más populares de los últimos años. El pionero fue “Afers Exteriors” en TV3 presentado por «Mikimoto», Miquel Calçada, que se empezó a emitir en 2003. Un programa que en sus primeras temporadas consiguió audiencias medias de más del 20% de share. Sin embargo se vio envuelto en polémica, como cuando dedicó uno de sus capítulos a España.

Después llegó “Madrileños por el mundo” de Telemadrid, la versión viajera del programa “Mi cámara y yo”. Aquí el formato evolucionó. Ya no era un sólo presentador si no que había cuatro o cinco reporteros. Además, en un principio, intentaban simular que esos reporteros además de hacer las preguntas eran los que grababan, cuando en realidad viajaba también un operador de cámara. Para ello elaboraron todo un protocolo que incluía, entre otras medidas, que el periodista saludase a los entrevistados con la izquierda para dar a entender que lo hacía porque con la derecha estaba grabando.

ANDALUCES POR EL MUNDO

Más tarde aparecieron programas de viajes en Andalucía, Aragón o Castilla-La Mancha. Éstos se centraban más en las historias personales que en mostrar los países. Y funcionaron porque el espectador se identificaba con la forma de mostrarles los países que tenían sus paisanos. Entonces TVE vio el filón y encargó a nivel nacional  «Españoles en el mundo», que nació con acusación de plagio por parte de Telemadrid.

Y  llegó el ya mencionado “Callejeros Viajeros”, que a pesar de su “quemazón”, no ha sido el último: Mario Picazo produjo su versión meterorológica con “Climas Extremos” y ahora Cuatro tiene en antena “¿Que hago yo aquí?”.
La conclusión es obvia: ¿da la burra para más o está ya ordeñada del todo?