twitter

¿HOMBRES ORQUESTA O PERIODISTAS?

Periodista y hombre-orquesta

Estas últimas semanas corren por la red fotos preocupantes a la hora de medir el estado de salud del periodismo. No es que el periodista esté en vías de extinción. Es que se está desvirtuando la profesión. Y tenemos que preguntarnos si queremos ser periodistas u hombres-orquesta.
Está claro que las nuevas tecnologías son fundamentales para no quedarse atrás y desarrollar un buen trabajo en el mundo 3.0. Pero no podemos convertirnos en hombres-orquesta. Fundamentalmente porque si tenemos que estar pendientes de grabarnos, de que entre el audio y de enviar la señal, no vamos a hacer correctamente nuestra labor que es informar con rigor y contar historias.

PERIODISTA  CON PALO

Periodista haciendo una conexión en directo con un palo de “selfies”

Las empresas están encantadas. Claro. ¿Por qué? Porque para realizar una conexión en directo vía satélite se necesitan mínimo 4 personas. Y de la forma que vemos en las fotos, se hace sólo con una. Lo triste es que los medios de comunicación tienden a esto: el redactor que narra un partido, a la vez cuelga fotos en la red y posteriormente escribe la crónica. Si además hace el pino puente, mejor. Nosotros lo permitimos y la empresas: clin, clin, caja. A otra cosa mariposa.

Lo peor es que, muchas veces, somos cómplices de estas situaciones. Por un lado por aceptarlas y por otro porque no tenemos fuerza como colectivo. El de los periodistas es uno de los gremios menos corporativos. Los médicos se apoyan entre ellos, a veces incluso de manera excesiva. Los arquitectos también. Pero a nosotros nos ocurre lo contrario. No denunciamos las situaciones injustas que vemos cada día. Pocas veces alabamos el trabajo de un compañero. Si podemos tirarnos piedras, mejor que mejor. Da igual, incluso, que acaben en nuestro propio tejado. Y con twitter ni os cuento: los linchamientos, a la orden del día.

Así que en parte somos culpables de todo lo malo que nos ocurre. No digo que lo merezcamos, pero casi. Tenemos cerca de un 50% de periodistas en paro y somos una de las profesiones peor valoradas. Pero bueno, como comemos y bebemos gratis en los “saraos”, todo en orden.

EL RESURGIR DE ANA PASTOR CON PABLO IGLESIAS

ANA PASTORReescribo este antiguo post sobre Ana Pastor después de la polvareda que ha levantado su entrevista con Pablo Iglesias (Aquí tenéis el enlace a ese programa). Me reafirmo en cada una de las palabras qe escribí en su día. Por ejemplo que cuando ves su programa “El Objetivo”  te asalta la duda de si la intención es proporcionar datos y buscar la objetividad, o es un producto hecho única y exclusivamente para su lucimiento. Pero también debo reconocer que en la entrevista al líder de Podemos, Ana Pastor estuvo de diez. Preguntó lo que tenía que preguntar en el momento que debía preguntarlo. No cortó a Pablo Iglesias sus repuestas. Estuvo incisiva. Puso los videos que tenía que poner. Y supo hacer los silencios en los momentos adecuados.

Después de muchos años de carrera el reconocimiento para el gran público le llegó a Ana Pastor sólo después de dejarse caer el pañuelo en una entrevista con Ahmadineyad y tras ser despedida de Televisión Española. Esa popularidad la aprovechó la cadena del grupo Planeta para meterla con calzador. Esperaban que el público de Évole abrazase también a “Anita”, como se refirió a ella el presidente de Ecuador, Rafael Correa. Pero, en mi opinión, la diferencia es abismal: Jordi  sabe escuchar y  Ana casi siempre quiere ser la protagonista. Aunque ya lleva cuatro temporadas y ahí sigue. Está claro que todos los casos de corrupción del país están ayudando a que resurja un programa de estas características.

AnaPastorPabloIglesias

 

SILLAEligen bien los temas, aunque falla algo fundamental en televisión: el ritmo. Porque un buen ritmo no siempre es sinónimo de velocidad. En este caso, por ejemplo, llevan una cadencia demasiado acelerada para un programa que vende análisis en profundidad. Quieren abarcar demasiados temás y al final queda  atropellado. Esperemos que esta entrevista a Iglesias le sirva de empujón y continúe en la buena línea. Si es así me habrá ganado para su causa esta periodista y presentadora.

MÓVILES INTELIGENTES, CIUDADANOS TONTOS

Los teléfono móviles son cada vez más inteligentes y los ciudadanos  cada vez más tontos. Ya hablé aquí sobre la sociedad de la sobreinformación, pero estamos  además en la sociedad de la incomunicación.
Soy un enamorado de las redes sociales, pero todo hay que usarlo con mesura. Quedamos a tomar café y miramos el móvil cada cinco minutos. Vemos parejas que no hablan: uno está en facebook y el otro en twitter. Miras a la mesa de al lado y hay una familia con los niños pegados a la pantalla de una tablet.

REDES SOCIALES

Imagen CC BY-SA 2.0 por datos.gob.es

¿Y nos hace más inteligentes estar todo el día conectados? Creo que no. En el mundo de los medios  sociales, cada vez socializamos menos. Hablamos mucho y decimos poco. En 140 caracteres no mostramos sentimientos. Compartimos, pero estamos solos. Tenemos 500 amigos en facebook y 2 en la vida real. No debatimos, no pensamos. No paramos. En el cara a cara hay más silencios. Incomodidad. Nos cansamos rápido. Nos aburrimos de todo . Y lo peor llega con las nuevas generaciones. Los hijos nacen con un ordenador bajo el brazo. Saben poner dvds, pero les cuesta leer. No juegan. Y son cada vez más egoistas. Mal panorama.
Pero aún estamos a tiempo de cambiar…
¡Más social y menos media!

SOCIEDAD DE LA SOBREINFORMACION

SOBREINFORMACIONDurante mucho tiempo se dijo que estábamos en la sociedad de la información. Luego se habló de que había llegado la de la DESinformación. Y ahora creo que nos encontramos en la de la SOBREinformación. Vivimos todo el día conectados. En el ordenador, en nuestro móvil, en la tablet.  A través de twitter nos llegan las últimas noticias, desde facebook nos enteramos de lo que hacen los amigos y en whatssapp nos controlamos unos a otros. Es curioso porque en la red del pajarito, conoces antes las consecuencias de un hecho que el propio hecho. Empiezas a leer tuits que hablan de muertos, de consternación, por ejemplo.  Entonces tiene que bajar en el timeline y te das cuenta de que ha habido un atentado.

TWITTER TABLET

Los telediarios cada vez duran más, pero informan menos. Se ha impuesto el info-teinment:  noticias de entretenimiento que  se inlcuyen en las escaletas por puro impacto:  el video doméstico de un tornado, el escándalo sexual de turno o un video viral de youtube. Por no hablar de que las secciones de “El tiempo” y deportes son más y más largas . Se supone que cuando tendríamos que estar mejor informados, sucede lo contrario. Si hacéis un encuesta entre vuestro círculo de conocidos,  pedidles que os digan nombres de ministros. ¿Cuántos son capaces de nombrar? Pocos, seguro ¿Será que nos hemos cansado de los políticos? Seguramente ¿De los informativos tradicionales? Puede que también. Pero está claro que la gente joven ya no lee periódicos ni ve informativos. Su forma de mirar el mundo está condicionada por lo que reciben, sobre todo, a través  de las redes sociales. Así que hay que estar atentos para enfocar bien estas potentes herramientas, que se han convertido ya en si mismas en medios de comunicación de masas.

LA TELE SE VE POR TWITTER

REDES SOCIALES Y TELEVISIONPrimero se dijo que el video iba a acabar con las estrellas de la radio. Y no fue así. Hace poco se aseguraba que las redes sociales terminaría con la tele. Y más bien está siendo lo contrario. De hecho el éxito de las redes sociales está dando un empujón a la tele. Y es que se han convertido en formas de comunicación complementarias, que se retroalimentan. En España, uno de cada tres tuits, tiene que ver con programas de televisión. Y es un fenómeno que crece cada día. El portal televisivo de referencia, Vertele, acaba de inaugurar un sistema de medición social. Y no son los únicos. En twitter destaca @tuiteletv que analiza la televisión social en España. También han surgido posgrados universitarios en transmedia, Branded Content, etc.

jordi-evoleLa influencia de facebook o twitter, además, ha conseguido reflotar programas. Por ejemplo  “Salvados”. El espacio de Jordi Évole tenía una audiencia entre el 5 y el 8 %, por lo que peligraba seriamente su continuidad. Pero gracias a la reputación de generador de opinión que se ha ido ganando el “Follonero” en twitter, el programa ha ido creciendo hasta alcanzar cifras históricas de audiencia.

TUITS EVOLE

Y sigue una estrategia magistral de ir cebando los programas durante toda la semana. Por no hablar de que todos los domingos se convierte en Trending Topic.
Así que cadenas y productoras deben estar cada vez más atentas a este fenómeno social, porque si miran hacia otro lado, corren el peligro de perder el tren